25 Sep Riders tras temblor: Héroes en dos ruedas

No todo el mundo tiene clara la camaradería que genera vivir en dos ruedas, pero la unión y solidaridad de la comunidad motociclista quedó de manifiesto desde el pasado martes durante las horas y días posteriores al temblor. Los riders se volcaron a las calles para movilizar a una cuidad que había quedado paralizada. Daba igual la cilindrada, el tipo o la marca de la moto, lo que contaba eran las ganas de ayudar. ¡Qué chingón fue ver a todo tipo de motos rodando juntas para ayudar a llevar medicinas, llevar doctores, coordinar el tráfico, llevar palas y picos! Ayudar, ayudar, ayudar.

 

Qué lejos quedó ese estereotipo de los motociclistas como delincuentes a los que nada les importa o como conductores irresponsables sin miedo a la muerte. Al contrario, las chamarras, cascos y guantes se convirtieron en el traje de héroe de quienes pusieron sus motos al servicio de sus hermanos cuando más se necesitaba. Cuando cada segundo contaba para llegar a los edificios en escombros, cuando había que ayudar a quienes perdieron todo lo que tenían. Por ellos es que los riders que tenían motos en condiciones salieron a carretera aguantando la lluvia para llevar ayuda a las comunidades donde es difícil acceder en vehículos más grandes. Por esos miles que aún lo necesitan es que los motociclistas siguen haciendo acopio de lo que se necesita para llevarlo a las zonas más afectadas.

 

Ser rider es algo que me fascina, pero ver lo que la comunidad motociclista capitalina ha hecho estos días hace que se me infle el pecho, se me ponga la carne de gallina y se me llenen los ojos de lágrimas de tanto orgullo que siento. ¡Así se hace, carajo! Da muchísimo gusto ver cómo podemos olvidar lo que nos hace distintos para concentrarnos en lo que nos hace iguales. Qué terrible que esto nos lo tenga que recordar una tragedia, pero qué importante es darnos cuenta de cómo el corazón nos llevó a la acción. Y no hay que olvidar que esto apenas está comenzando y que va a hacer falta muchísimo tiempo para que las cosas comiencen a volver a la normalidad para miles de personas.

 

Hermanos motociclistas, nuestro eterno agradecimiento por rifársela cuando la cosa se puso color de hormiga; cuando le mostraron al mundo que ser rider es mucho más que llegar rápido a un trabajo o salir a rodar con los amigos los fines de semana. Y por supuesto, gracias a todos los que han ayudado en esta hora funesta: doctores, rescatistas, paramédicos, policías, soldados, perros de rescate y ciudadanos “de a pie” que demostraron que juntos somos más fuertes.

Desde Motorette les damos gracias infinitas y, por una vez, sé que podemos decir con total confianza que hablamos por todo México.

¡Gracias, gracias, gracias!

Ahora la cosa es seguir ayudando, pues la recuperación va para largo. Donen en efectivo o en especie a la organización que más confianza les de, como la Cruz Roja, por ejemplo, o móchense con los Topos o visiten comoayudar.mx. No importa el canal que elijan, la cosa es echarnos la mano. Todos somos #Motoretteclub

 

Fotos: Facebook Custom Rock y @ApoyoBiker vía Twitter

Comentarios

comentarios