17 Aug Spurius Rotis Ducati Monster Mustang Sally

Hubo una época en la que el nombre Mustang no hacía pensar a todo el mundo en un coche (de la raza de caballos mejor ni hablamos). Durante la Segunda Guerra Mundial, el avión norteamericano P51 Mustang hizo trizas a los de la Lüftwaffe -la fuerza aérea alemana- y, al día de hoy, tiene una buena cantidad de fans. Pero aunque nunca hubiéramos oído hablar de este avión, igual nos quitamos el sombrero ante la Spurius Rotis Ducati Monster Mustang Sally, la cual está inspirada en dicho avión.

Cuando uno construye cosas, es arriesgado contar en qué te inspiras, especialmente si ese algo es tan popular como el P51 Mustang, pues si el proyecto no sale bien lo más probable es que te lluevan críticas. Pero no es el caso de la Spurius Rotis Ducati Monster Mustang Sally, pues esta moto basada en una Ducati Monster 600 es una de las preparaciones más espectaculares que hemos visto últimamente.

 

El creador de esta belleza es Eric Buchholz, quien se inspiró concretamente en el P51D Mustang “Checkertails”, con la cola cuadriculada en azul y negro. Eric lleva la modificación de motos en la sangre, pues comenzó en su infancia con una Honda CB175 1973 a la que transformó en una scrambler. A la fecha, Eric mantiene la filosofía de construir él mismo la mayor cantidad de piezas posibles, desde sistemas de escape completos hasta retrasadores.

“Realmente no construyo bajo un estilo en particular porque en la mayoría de los proyectos uso elementos de varios”, comenta Eric. “Utilizo más texturas y tonos metálicos que pintura brillante porque me gusta rodar y no quiero preocuparme de cada “llegue” a la pintura. Mi taller es muy modesto, sólo soy yo en mi garage, pero el espacio limitado me ayuda a enfocar toda mi atención en el proyecto que estoy haciendo”.

 

Para crear la Spurius Rotis Ducati Monster Mustang Sally, Eric pasó mucho tiempo fabricando detalles y partes. Todo el acero que ven se hizo y cepilló a mano, adornándolo con remaches AN430 y con una capa de satin transparente como acabado. El escape triple corto parece el de un P51 en miniatura, y otros pequeños detalles como los protectores de pies y el soporte de la salpicadera delantera muestran la dedicación de Eric al proyecto.

La pieza central de la moto es claramente el tanque de gasolina, bajo el cual está alojado el totalmente nuevo sistema eléctrico. Los interruptores, fusibles y la batería están en una caja hecha a la medida, que además lleva una toma de aire para los carburadores.

 

Para mejorar el desempeño de la Spurius Rotis Ducati Monster Mustang Sally, Eric utilizó la suspensión de una Monster S4 con algunos componentes de una 1000DS. La idea era darle a la moto una posición de manejo y un carácter que se acercara a las de las Hypermotard. No tenemos ni idea si Eric logró dicho cometido, pero es claro como el agua que su moto luce espectacular.

 

Fotos Tyler Breedwell

Comentarios

comentarios