06 Jul Kawasaki Z1000, “Z”alvaje

No es ninguna noticia de último minuto que las naked han tenido un boom impresionante en los últimos años, y no es para menos, pues combinan una estética deportiva con un desempeño a la par, además de una posición de manejo más cómoda que en las superbike que tanto éxito tuvieron hace unos años. Y la Kawasaki Z1000 es una excelente representante de este segmento.

Con unas dimensiones contenidas, suspensión deportiva, mucho torque y frenos potentes, además de unos posapiés bajos, manubrio ancho y una posición de manejo erguida, la Kawasaki Z1000 es una moto que se ha convertido en un ícono entre las naked (y miren que con cilindradas que arrancan en los 150 cc, hay mucha competencia).

 

Una de las características que más nos gustan de la Kawasaki Z1000 es que el asiento bajo te da una sensación de estar en la moto y no sobre ella. El manubrio está cerca y el tanque se eleva a la mitad del pecho, haciéndote sentir muy seguro al mando de una moto fácil de controlar. Si bien los 221 kg  en los que detiene la báscula no la hacen precisamente una sílfide, no está nada mal para una “mil” y el hecho de que el peso esté repartido en la parte inferior de la moto le confiere una sensación de ligereza en casi toda situación.

 

Si bien el motor de la Kawasaki Z1000 tiene mucho torque, no lo entrega de una manera descontrolada, todo lo contrario. Y eso que no tiene ayudas electrónicas como control de tracción. Es impresionante el buen trabajo que hicieron los ingenieros de Kawasaki para que los 142 HP y las 82 lb-pie lleguen al piso de manera gradual -aunque siempre podrás hacer un caballito-.

 

Algo que nos encantó y que estamos seguros hará las delicias de quien se la compre, es la posibilidad de subir de velocidades sin usar el clutch, además, no es necesario bajar un cambio cuando ruedas despacio. Puedes ir en sexta a 60 km/h y la Kawasaki Z1000 empuja con ganas en cuanto se lo pides. Quizá algunos sientan que le falta un poco de galleta en la parte superior del régimen, pero en Kawasaki prefirieron que la mayor parte de la potencia y el torque lleguen más en bajas y medias revoluciones.

De la suspensión se encarga una horquilla invertida Showa de 41 mm en el eje delantero que evita que se clave la nariz al piso cuando frenas fuerte. Claro que el otro lado de la moneda es una suspensión algo rígida, especialmente porque el amortiguador trasero no tiene ajustes de compresión, aunque sí de precarga. Por otro lado, el sistema ABS es de lo más avanzado y tiene una válvula con un sensor de presión que evita que se levante la rueda trasera cuando clavas los frenos.

 

Ya que hablamos de los frenos, hay que destacar el buen comportamiento del sistema compuesto por dos discos lobulados de 310 mm adelante con pinzas de cuatro pistones y uno de 250 mm atrás con pinzas de doble pistón. Además, lucen estupendos ocupando casi la totalidad de los rines de 17”, que se ven increíbles en negro con una franja verde.

Por último, hablemos de la estética. Sin duda el estilo de la Kawasaki Z1000 no es para todo el mundo, pues no se trata de un diseño fácil de digerir. La apariencia de mantis religiosa de la carcasa del faro y las líneas acusadas medio se nos atravesaban en un principio, pero fueron seduciéndonos poco a poco durante el tiempo que pasamos con ella y al final quedamos prendados de esta moto (incluso de los enormes escapes dobles -que silencian un poco de más a la moto-).

 

Los controles muy fáciles de usar y el panel de instrumentos es muy claro. Es totalmente digital y el tacómetro comienza a marcar arriba de las 3,000 rpm (total antes ni quien se fije). No tienes que elegir entre enemil modos de manejo, control de tracción, etcétera; aquí nada más metes la llave, aprietas el botón de arranque, metes primera y vámonos.

En resumen, la combinación de galleta a la mitad del tacómetro, un manejo ágil y frenos potentes hacen de la Kawasaki Z1000 una moto muy capaz. Quizá no le vendría mal una suspensión trasera más cómoda, pero eso depende de cómo manejes y la distancia que recorras. Fuera de este detallito, se trata de una motocicleta muy bien lograda que hará las delicias de quien la estacione en su garaje. Si quieren una, échenle una llamada a nuestros amigos de Kawasaki Puebla.

 

Especificaciones

Motor 4 en línea de 1,043 cc refrigerado por líquido

Potencia 142 Hp @ 10,000 rpm y 82 lb-pie @ 7,300 rpm

Transmisión de 6 velocidades, por cadena.

Suspensión con horquilla invertida de 41 mm adelante y monoamortiguador atrás

Tanque 17 litros

Peso 221 kg

Precio $287,900 pesos

Fotos: José Luis Ruiz

Comentarios

comentarios