26 Jul Equipo de seguridad: cómo elegir unos guantes

Las manos son una de las partes más importantes de tu cuerpo, arriba o abajo de una moto; solamente piensa en todo lo que haces con ellas. Si tienes la suerte de nunca haberte lastimado una, intenta amarrarte los zapatos con una sola mano para que veas de qué hablamos. Las tareas más simples del día a día se complican bastante cuando no puedes usar bien las manos. Por eso es básico que sepas cómo elegir unos guantes.

En la moto, las manos controlan el acelerador, el freno, el clutch y también el balance de la parte superior del cuerpo y, desafortunadamente, en caso de una caída las manos casi siempre son lo primero que toca el suelo. De ahí que elegir unos guantes que te las protejan sea tan importante. Vamos a hablar de cuestiones de seguridad, ya que en gustos se rompen géneros y el tema del estilo se lo dejamos a cada quien.

Eso sí, independientemente de cuál sea tu onda, conviene usar unos guantes que vayan con tu tipo de moto. Por ejemplo, si andas en una deportiva en la que vas apoyado en las manos la mayor parte del tiempo, te conviene comprar unos precurvados que ofrezcan buen soporte; mientras que en una cruiser o una scrambler puedes ir con algo más relajado, siempre y cuando también te proteja bien de los elementos y el camino.

En la moto, las manos controlan el acelerador, el freno, el clutch y también el balance de la parte superior del cuerpo. Y en caso de una caída las manos casi siempre son lo primero que toca el suelo.

De entrada, no hay unos guantes que sirvan para todo, por lo cual lo más conveniente es tener dos pares: unos para el verano y otros para el invierno. Si bien en México el frío no se pone tan rudo como en otros países, sí hay al menos un par de meses en los que se agradece traer las manos bien cubiertas. Independientemente de qué tipo de guantes te estés probando, es clave que te queden bien y para esto no hay nada como probarte tantos pares como puedas.

Talla
Lo ideal es que te queden como una segunda piel (¿te suena el dicho te queda como un guante?), con los dedos del guante bajando hasta la palma y con suficiente espacio en el pulgar para cerrar bien la mano, como cuando agarras el manubrio. Que tampoco te queden grandes, pues el material extra te va a estorbar al jalar las manijas. Si te compras unos de cuero, recuerda que éste es duro cuando es nuevo y que se estira un poco con el uso. Aún así, debes poder mover bien la mano.

Materiales
El cuero es la elección más popular en cuanto a versatilidad, protección, agarre y comodidad. El de vaca es grueso y ofrece una muy buena protección contra la abrasión, pero es un poco rígido. El de canguro es una buena opción, ya que es más ligero y también aguanta bien la abrasión. Otra es el de cabra, que es suave y flexible. Un punto medio entre protección y comodidad puede ser un guante con la carcasa de cuero de vaca y la palma de piel de canguro.

Busca unos que tengan protecciones de plástico o fibra de carbono en los nudillos y en la base de la palma. Los guantes delgados te dan una mayor sensación de control, pero ofrecen menos protección. Los botones o correas con velcro en la muñeca te ayudarán a que se mantengan en su lugar en caso de una caída. Fíjate que las costuras o las protecciones de plástico no te rocen la mano cuando la mueves.

Frío vs calor
Cuando hace calor, lo mejor es usar unos guantes cortos. Una buena opción es usar los que combinan piel con tela en los costados de los dedos y el dorso de la mano, ya que respiran mejor. Checa que la piel que cubre los dedos tenga perforaciones para que el viento fluya.

En invierno, puedes usar unos largos, de los que también te cubren la muñeca. Solo necesitas buen aislamiento en el dorso y los dedos. Lo mejor es que sean de piel y, si el frío aprieta, puedes añadir un forro delgado de tela abajo para mayor aislamiento.

 

 

Comentarios

comentarios