28 Jun Equipo de seguridad: cómo elegir un casco

Si bien todas las piezas del equipo de seguridad son importantes, no hay una que lo sea más que el casco. Punto. Es simple sentido común entender que proteger la cabeza es la prioridad #1 (aunque la cantidad de motociclistas que andan con la mollera al aire deja claro que no para todos).

El caso es que no solo se trata de lógica, sino de que es tu obligación como motociclista usar un casco. Y ya que tienes claro que usar un casco es esencial, ahora viene la pregunta del millón: ¿cuál elegir? Para responder a esta pregunta, conviene pensar en seis cosas:

Certificación

Esto es lo primero que debes buscar en un casco. Hay muchas siglas de diferentes organismos que igual te confunden (DOT, SNELL, ECE, SHARP, etc.), pero las más exigentes y seguras son la certificación SNELL y la del Departamento del Transporte de Estados Unidos (DOT). Otra opción es la ECE, que es la de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas y la más usada a nivel internacional.

Independientemente de qué certificación tenga un casco, debes reemplazarlo después de una caída. Piensa en que es como un cascarón de huevo, es muy eficiente cuando está intacto, pero cualquier cuarteadura afecta la efectividad del casco para protegerte de un impacto.

 

Dónde y cómo lo vas a usar

No todos los motociclistas tienen las mismas necesidades. Si solamente vas a rodar en pista, lo que requieres es un casco aerodinámico, silencioso y con una excelente protección para los ojos, además de que uno con la mejor certificación de seguridad.

Si la vas a usar para andar por la ciudad, quizá quieras algo con más estilo y no necesariamente tienes que buscar el más seguro. Los goggles están bien si ruedas en tierra, pero en una deportiva te podrían estorbar e incomodar; en este caso, te conviene más un casco cerrado.

Si te gusta hacer rodadas largas por carretera, entonces los cascos que incluyen radiocomunicación o conectividad Bluetooth, y con concesiones a la comodidad como visera para el sol y acolchado extra.

Los “harleros” suelen ser más fans de usar los cascos más pequeños del mundo mundial, que apenas si tapan el cráneo; mientras que los café racers prefieren cascos abiertos o con mica de burbuja. Al final del día, quieres un casco que combine con el estilo de tu moto.

 

Cómo te queda

No hay dos cabezas iguales, por lo cual es básico probarte un casco antes de comprarlo. Es importante que te quede justo en la frente y la cabeza, pero sin apretar de más, no quieres que te duela la cabeza después de 10 minutos. Póntelo e intenta girarlo, si se mueve, busca una talla más chica. No importa si te aprieta un poco en las mejillas, esas almohadillas “dan de sí”.

 

Cómo se comporta

Pídeles que te den chance de probarlo en la calle, para que veas qué tan silencioso es (o busca en internet las reseñas de usuarios). Como regla general, los cascos abiertos permiten que entre más viento hacia las orejas que uno cerrado. Muchos expertos recomiendan utilizar casco cerrado, ya que es más seguro que los abiertos o incluso que los modulares (a los que se les levanta o quita la visera).


De qué está hecho

Lo bueno cuesta y los componentes de buena calidad que encontrarás en los cascos son cuero, metal y microfibra. Si vas a rodar por mucho tiempo, te conviene buscar uno con interior removible, para que lo puedas lavar de vez en cuando.


El precio

La pregunta del millón, ya que éste no se relaciona directamente con la seguridad. Un casco de 3,000 pesos con la certificación DOT ofrece la misma protección que uno de 10,000 con la misma certificación. Lo que usualmente afecta el precio es la calidad de los materiales -carcasa, pintura, ventilación, cuero, interior removible, etc.- y las funcionalidades, como si tiene conexión Bluetooth o visera para el sol.

Ahora que ya tienes tu flamante casco nuevo, no olvides que la mayoría de los expertos recomiendan reemplazarlo máximo cada cinco años (y obvio después de una caída). Para empezar, échenle un vistazo a los cascos que hemos publicado, a ver cuál les gusta más.

 

Comentarios

comentarios