24 Apr Semana de la moto 2017: fiesta en dos ruedas

Desde hace ya más de veinte años, Mazatlán, Sinaloa, se ha convertido en el punto de reunión para miles de motociclistas, quienes cada año se encuentran en esta paradisíaca playa para saludar a viejos amigos y hacer otros nuevos que compartan el amor por las dos ruedas durante la Legendaria Semana de la Moto.

Este 2017 se llevó a cabo la vigésimo segunda edición, durante la cual se dieron cita clubes de todas partes del país. Evidentemente, los sinaloenses eran mayoría, pero había bikers del Estado de México, Nuevo León, Baja California, Chihuahua y la Ciudad de México… aunque también gente que rodó miles de kilómetros para acudir a la cita: Estados Unidos, Colombia, Costa Rica y Panamá estuvieron presentes.

Los miles de asistentes dejaron claro que la Semana de la Moto se ha consolidado como el evento motociclista más importante de México, pues durante el desfile del sábado se reunieron más de quince mil motocicletas. Pero no se trata solamente de que vaya mucha gente, sino de que los organizadores echan toda la carne al asador para que los bikers se lo pasen de lo mejor: concursos de bikini, pole dance y tatuajes; un show del escuadrón de acrobacias de la Policía Federal o conciertos de banda tan pesada como la Banda Sinaloense, Celso Piña (¡el rebelde del acordeón!) o Rock en tu Idioma, entre muchos otros.

En la Semana de la Moto hay decenas de stands que venden desde aceite y refacciones para tu moto hasta equipamiento como cascos, guantes, chamarras, botas, etcétera. El que sin lugar a dudas se robó el espectáculo fue el impresionante stand de dos pisos de Indian Motorcycle, quienes consintieron a sus clientes VIP con una excelente vista del escenario, un techo para que los tempraneros se cubrieran del sol mazatleco y botanas, agua, refrescos, chelas y Jack Daniels para mantener a raya el calor. De hecho, Indian tuvo tanto éxito que hubo varios moteros a los que les gustaron mucho las motos y se regresaron a su casa estrenando una Roadmaster Classic, por ejemplo.

La Semana de la Moto es una verdadera fiesta de dos ruedas que se extiende a toda la ciudad, pues el ambiente motociclista se vive a todas horas. Las calles, restaurantes y hoteles están a reventar de motos de todo tipo; deportivas, de viaje, doble propósito, off road, side-by-sides, cuatrimotos o scooters. Es imposible caminar por la costera sin escuchar el ronco gorgoteo de las Harley o las Indian, el agudo zumbido de las Yamaha, Kawasaki y Honda o los decibeles de los RZR de Polaris con sistemas de sonido de diez bocinas (¡más que en mi casa!).

Nosotros, como casi todos los asistentes, aprovechamos las mañanas para rodar a poblados cercanos a Mazatlán gracias a que nuestros amigos de Indian se pusieron guapos y nos prestaron una moto para que no nos quedáramos con las ganas de sentir el viento en la cara (y vaya que lo hicimos), pero nuestra experiencia a bordo de la Indian Chief Darkhorse es una historia para otro momento.

Comentarios

comentarios