19 Apr Mercedes-Maybach G 650 Landaulet: lujo infinito

Si estás buscando un todoterreno que lleve el lujo al extremo de lo ridículo, Mercedes-Benz y Maybach te podrán ayudar, pues el término ostentoso ni siquiera comienza a describir su más reciente creación: el Mercedes-Maybach G 650 Landaulet. Piensa en este auto como una cruza entre un Clase G y un Maybach Clase S y tendrás una descripción muy acertada, pues tanto los asientos traseros como el V12 de 6.0 litros son los mismos del Maybach S 600.

El Mercedes-Maybach G 650 Landaulet tiene capacidad para cuatro pasajeros, dos en medio de la mayor comodidad y dos en un confort más que excepcional (seguro ya sabes cuál es cuál). Este SUV es una versión alargada del G 500 -57.78 cm para ser exactos-, lo cual permite que los asientos traseros tengan tanto espacio para las piernas que casi se reclinan totalmente.


Por supuesto, tanto lujo no ha hecho mella en la capacidad todoterreno, pues lleva los ejes tipo portal del G 500 (en los que el centro del eje está más elevado que el centro de la llanta), cubre cárter, tres diferenciales blocantes, doble tracción con alta y baja y más espacio libre al piso que el Humvee utilizado por el ejército norteamericano.

Bajo el cofre encontrarás un monstruoso V12 biturbo de 6.0 litros con 630 HP y 737 lb-pie “casado” a una transmisión automática de siete velocidades. Sorprendentemente, el Mercedes-Maybach G 650 Landaulet logra una economía de combustible 5.8 km/l. Sí, no es precisamente una cifra para presumir, pero no creemos que los compradores de este SUV estén agobiados por su huella de carbono o por el precio de la gasolina.


Con todo lo impresionante que el Mercedes-Maybach G 650 Landaulet resulta por fuera, lo mejor está en el interior. Aquí la opulencia es la norma, con unos asientos de piel acolchados en dos tonos, aplicaciones de fibra de carbono y metal en todos los interruptores y controles -nada de imitaciones-. Incluso los posavasos gritan lujo, pues pueden enfriar o calentar tu bebida con solo presionar un botón.

El frente no difiere mucho del de un G 500, pero atrás la historia es otra. Para empezar, hay una partición de vidrio retráctil entre ambas partes, la cual puede opacarse con solo presionar un botón cuando quieres privacidad. Por supuesto, no es la primera vez que un auto está equipado con esto, pero sí el primer SUV.


Los asientos traseros están calefactados y refrigerados, dan masaje y se reclinan casi totalmente. En la consola central hay guardadas un par de mesitas -como las de los aviones-, y en las cabeceras delanteras hay dos pantallas de 10 pulgadas que funcionan de manera independiente. Por supuesto, el aire acondicionado es por zonas, desde atrás puedes controlar el sistema de sonido y, claro, bajar o subir la capota.

Solo habrá 99 Mercedes-Maybach G 650 Landaulet, por lo que si quieres uno, te sugerimos llamar ya Mercedes-Benz para apartarlo. Eso sí, más vale que tengas una abultadísima cuenta bancaria, pues el G 500 para “mortales” en el que está basado cuesta 4,250,000 pesos. Echen un vistazo a la galería de imágenes para ver lo que una se puede hacer cuando no hay que ceñirse a un presupuesto ajustado.

 

Comentarios

comentarios